El jardín de las infancias

¿Por qué el niño olvida? ¿en qué instante descendió la sombra para habitar en tus ojos?
Todas tus historias han esculpido tu cuerpo y han modelado tu voz, pero siempre hay un primer recuerdo anidado, un inicio al que volver para percibir la singladura recorrida, para ahora, en el presente, realizar el vaciado de la memoria.

El jardín de las infancias propone una experiencia de retorno, un encuentro en el presente con lo que fuimos y hoy permanece, como sustrato, condicionando nuestra existencia cotidiana. Entrar al jardín para revolver de manera irreversible, para acercarse a ese niño carente, frustrado, enrabietado, no deseado… para escuchar a esa niña que vivió la implacable llegada de la sombra.

Primero vaciar para luego llenar, tras la purga la recepción,  y es ahí donde el espectador ha de rendirse, ser generoso, poner su voz al servicio de la armonía, implicarse desde su centro y contribuir a un coro común consciente del pleno silencio.

Este proyecto emana de la confluencia de la psicología del caos y de una tradición escénica de influencias sacras y artaudianas, que pretende generar un espacio de consciencia, en el que performers y espectadores se alimenten, invitando al compromiso con uno mismo y a concebir la vida como una oportunidad.

Ficha artística
Dramaturgia y dirección: Antonio Ramírez
Performers: Antonio Ramírez, Fátima Cué, Laura Gil
Diseño de iluminación: Elena Sánchez
Coro: Público
Música: Mahler
Agredecimientos: Centro Comarcal de Humanidades Cardenal Gonzaga, La Cabrera.

Duración: 45 min. (aprox)
Obra presentada en el TAC 2018. Festival Internacional de Artes Escénicas de Valladolid.