The Terrorist1

El Terrorista

Domino mi terror, generando tu terror.

* La convulsión última, el acto trágico, supone la extinción de los órganos esenciales.

* La descomposición de cualquier objeto, la desarticulación de cualquier sistema, el análisis, la partición del tiempo, los diarios, la cotidianeidad bajo microscopio… todo eso genera terror, terror innombrable.

* El terrorista asume la responsabilidad de afrontar su terror.

* Si el Teatro ha muerto sólo nos queda la resurrección o la simulación.

* Todos somos terroristas en la medida que generamos terror al otro para superar nuestro terror.

* El aprendizaje del terror ha superado al instinto de supervivencia y ya está ubicado en cualquier parte, por ejemplo en la decisión de desayunar alguna otra cosa, o en salir a la calle sin propósito alguno.

* El terror se ha apoderado de la funcionalidad, por lo que cualquier acto de derroche es terrorífico.

* Padecemos el Terrorismo a gran escala y no asumimos la humanidad de la acción devastadora.

* La privacidad del Terrorista sigue inmersa en la superación de su terror. El ensayo previo, la voluntad de devastación funcional.

Antonio Ramírez presenta una acción definida como artefacto escénico titulada El terrorista. En un momento en que el terrorismo parece extenderse como método de lucha a nivel internacional aquí se incorpora sin tapujos como discurso artístico para cuestionarlo desde un espacio de representación con la intención de profundizar en los mecanismos de aprendizaje de los miedos. Apoyándose en el uso de diferentes objetos reconocibles e inofensivos, articula su discurso alrededor de una reflexión sobre las representaciones posibles del fenómeno del terrorismo. La construcción de una bomba se convierte en la puesta en escena, del mismo modo que tratar de crear un clima de inseguridad entre el público es la vía para investigar sobre una manera diferente de relacionarse con el espectador.

Paz Santa Cecilia

Istambul 002

El Terrorista es una performance dirigida a profundizar en los mecanismos de aprendizaje de los miedos y a  cuestionar radicalmente el papel del espectador.

El Terrorista apuesta por la singularidad del presente escénico (aquí y ahora) y por la conmoción como consecuencia de la acción.

El Terrorista es un artefacto comprometido con el tiempo-espacio en el que se genera. Su realidad depende de una realidad común, del entramado social en el que nos ubicamos.

El Terrorista apuesta por convertir los espacios de representación en elementos ineludibles a la hora de cuestionar la realidad y de forjarse percepciones sobre ella.

Las influencias de esta performance se encuentran en el ámbito teatral (Grotowski, Artaud, Living Theater…), en la  antipsiquiatría (Cooper, Laing), en el postmodernismo de Baudrillard…

Concepción y ejecución: Antonio Ramírez
Duración: 45 min. aprox

Presentaciones

2009
Galata Perform, Visibility Proyects 09, Estambul/Octubre/
C8, El Escaparate, Barcelona/Julio/
Círculo de Arte de Toledo, V Festival Toledo Escena Abierta (T.E.A.), Toledo/Mayo/
La Usina, Madrid/Abril/

2008
Círculo de Bellas Artes, Teatro Fernando de Rojas, Madrid/Diciembre/
*Premio Injuve Artes Escénicas 2008
La Usina, Madrid /Octubre/

2007
Espacio Menosuno, Festival Do No Disturb, Madrid /Septiembre/
La Usina, Madrid/Mayo-Julio-Septiembre/

** Algunas palabras de El Terrorista **

Bienvenidos al mundo difractado. He aquí los efectos de la detonación. Abran bien los ojos, controlen sus párpados, y reconozcan la disgregación de los colores, las entrañas, las esencias, y las respuestas rotundas. He aquí un diamante acorazado bombeando territorios fragmentados.

¡Detonemos los lastres y demos la mano a un nuevo nosotros! ¡Detonemos las manos y demos los lastres a un nuevo vosotros!

En el mundo difractado nadie tiene miedo, nadie cree que la luz sea blanca y que la oscuridad sea negra.

¡Mastiquemos los colores y vomitemos el arco iris!¡Comámonos las rosas y escupamos las espinas!